dijous, 9 de febrer de 2012

UNA ANÉCDOTA BIOGRÁFICA DEL CHAVALITO (MENDA)

La militancia ingenua (o “más mala leche que un gato pisao”)


Hoy, día 9 de febrero de 2012, el compañero guitarrista Max Sunyer, en la presentación del libro “Barcelona, del rock progresivo a la música layetana”, me ha contado una anécdota biográfica de esas que uno ignora de sí mismo y que otros recuerdan sonadamente.


Según me contó (mi memoria parece que borró el dato juvenil), estábamos preparando una actuación de cuarteto, Álvaro Is (teclados), Santi Arisa (batería), Max (guitarra eléctrica) y yo (bajo eléctrico).

Álvaro era un pianista catalán que venía de vivir largos años en Suecia, así que en el ensayo se dispuso a marcar la entrada de un tema diciendo: “one, two, three, four”, y todos entraron a tocar menos yo. Álvaro mandó parar, miró a Max con cara de interrogación, pero confiado repitió la marca en inglés. Y sucedió lo mismo, yo no entré. Esta vez la interrogación de Álvaro a Max (eran amigos) parece que ya fue con cara de “¿qué clase de bajista me has traído?”... Así que Max decidió preguntarme qué me pasaba.

Y yo, que andaba en una rabiosa militancia anticolonialización cultural, le respondí (con dos cojones): “es que eso del one, two, three..., no lo entiendo, aquí marcamos un, dos, tres, quat”.

No sé cómo quedaría el clima de amable, seguramente poco...
Hay que ver cómo podemos llegar a ser de jovencitos. ¡Qué mezcla explosiva era la mía de ingenuidad y mala leche! Y uno se creía muy coherente, cuando realmente era la viva expresión de la impotencia.